El Super Bowl XLVIII se podría jugar con temperatura bajo cero Responder

En mayo de 2010, la NFL tomó una de las decisiones más difíciles de la historia: programar un Super Bowl en Nueva York, en una zona en que el invierno pega duro y en un estadio sin techo. No había precedentes de algo así ya que la final de la liga se suele disputar en ciudades del sur de Estados Unidos, como Miami y Nueva Orleans, y cuando esta norma se ha quebrado (en Indianápolis, Detroit y Minneapolis) fue siempre para jugar bajo la agradable y temperada cobertura de un domo.

En la decisión de la NFL, claro, las consideraciones históricas no fueron las principales para correr semejante riesgo. El gran atractivo fueron los US$ 1,6 mil millones desembolsados para levantar el MetLife Stadium (casa de los neoyorquinos Giants y Jets) y los deseos del comisionado Roger Goodell de premiar -¿compensar?- un gasto de esa envergadura.

Ahora, a escasos días de que Denver Broncos y Seattle Seahawks jueguen por el Trofeo Vince Lombardi en el suburbio de East Rutherford, en Nueva Jersey, la decisión de Goodell y la liga es tema de encendidos debates en Estados Unidos ya que las primeros pronósticos del tiempo arrojan temperaturas bajo cero (Celsius) a la hora del partido y probable nieve durante la jornada del domingo 2 de febrero.

Es el caso de The Weather Channel, que para el Super Bowl Sunday proyecta una máxima de 4°C, una mínima de -5°C y un 20% de probabilidades de que caiga nieve.

Dicho pronóstico, aunque duro, no obligaría a modificar la programación original para el duelo, que debería comenzar a las 18.25 horas local (20.25 de Chile y 17.25 de México DF). Sin embargo, la NFL ya oficializó que tiene listo un plan de contingencia en caso de que los pronósticos empeoren, lo que significaría adelantar el partido para el sábado 1 de febrero (no nevaría, según The Weather Channel) o retrasarlo al lunes o el martes (según el mismo canal, ese día las posibilidades de nieve son del 10%).

De materializarse ese Plan B, la NFL confirmaría que su idea fue un error ya que nunca en la historia se ha modificado la programación original de un Super Bowl o se ha jugado en un día distinto a un domingo.

Y aunque el Super Bowl XLVIII se juegue en el día y la hora señalada, la polémica en torno a esta final puede terminar por bloquear el intento de otras ciudades en condiciones similares a Nueva York -como Chicago y Filadelfia- de postular a la organización de este evento. Por lo pronto, los próximos tres Super Tazones no deberían tener este problema ya que se jugarán en ciudades con mejor temperatura en invierno como Phoenix, San Francisco y Houston.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s