El Super Bowl tiene las entradas más caras del mundo Responder

El Super Bowl es una fiesta de millones. De los millones que cuestan los 30 segundos de comercial, de los derechos de TV, de las ganancias de la liga, de los jugadores en la cancha y de los millones que en casa disfrutan por televisión de uno de los mayores espectáculos deportivos del mundo.

También es una fiesta de varios millones, o de miles según la moneda de referencia, en gastos para las personas que quieren ver en el estadio la final de la NFL, ya que casi la única manera de conseguir un ticket es a través de la reventa o de paquetes muy costosos.

Los valores oficiales de los boletos para el Super Bowl van desde los US$ 850 a los US$ 1.800, pero la NFL no vende las entradas de manera directa o normal. En vez, distribuye los tickets entre los dos equipos finalistas (17,5% para cada uno), el equipo de la ciudad sede (5%), los otros 29 clubes de la liga (1,2% c/u) y se reserva un 25,2 % que generalmente vende a los auspciadores.

Cada equipo generalmente sortea las entradas entre sus hinchas abonados para todos los partidos de la temporada. La NFL también rifa un número muy pequeño de boletos para los hinchas.

Buena parte de estos tickets terminan en el mercado secundario, que en Estados Unidos no es ilegal, y así quedan a disposición del público general. La NFL junto a Ticketmaster tienen una página oficial de “intercambio” de entradas, que es un nombre más decoroso en vez de decir “reventa”. Ahí los boletos más baratos para el Super Bowl LI entre Falcons y Patriots comenzaron a cotizarse en US$ 3.650, pero a medida que se acerca el partido han bajado hasta US$ 2.200. El más caro cuesta cerca de US$ 10.000.

De todas maneras, se trata de una venta segura y los tickets los envían a la casa o se pueden retirar en la ciudad del partido en alguna oficina de Ticketmaster.

Otro sitio muy utilizado en Estados Unidos es StubHub. Ahí, la entrada más barata, en una esquina de la bandeja superior del NRG Stadium de Houston, cuesta US$ 2.100 el lunes 30 de enero.

Estos precios fluctúan de manera inesperada a medida que se acerca el partido. Por ejemplo, el año pasado para el Super Bowl 50, entre Broncos y Panthers en la zona de Silicon Valley (Santa Clara), el valor promedio en la reventa fue de US$ 4.841, el más caro de la historia para cualquier evento deportivo a nivel mundial. Sin embargo, para el Super Bowl XLVII en New Orleans, ciudad ubicada en uno de los estados más pobres de Estados Unidos, las entradas casi se revendían al valor oficial, por debajo de los mil dólares.

Especialistas consultados por el diario USA Today aseguran que la demanda para el Super Bowl LI comenzó sorpresivamente alta, especialmente por los hinchas de los Atlanta Falcons, pero en los últimos días ha bajado.

Lo que sí vende directamente la liga, a través del sitio “NFL on Location” es una serie de paquetes de hospitalidad para el partido. La opción “Select” ofrece por US$ 5.949  (5.500 euros) la entrada para el partido en la bandeja superior, una fiesta previa de tres horas en el estadio y acceso prioritario, entre otras cosas. El paquete “Diamond”, el más caro de US$ 12.749 (11.850 euros) incluye un ticket con asientos en la mejor ubicación, fiesta antes y después del partido, más acceso a la cancha apenas termine el encuentro.

Como opciones más baratas, Houston ofrecerá una serie de fiestas, aunque lejos del estadio, para disfrutar igual del increíble ambiente de un Super Bowl.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s