El comisionado Goodell vive su peor momento en la NFL Responder

Hay que remontarse hasta diciembre de 1995, con las imágenes de los hinchas de los Browns quemando asientos del estadio porque Art Modell había decidido llevarse la franquicia de Cleveland a Baltimore (rebautizada como Ravens; los Browns renacerían con una nueva franquicia en 1999), para encontrar un momento tan complicado como el que actualmente vive la NFL.

Ni las acusaciones de espionaje contra el entrenador de los Patriots ni el escándalo de las recompensas de los Saints ni las negociaciones por acuerdos colectivos habían llegado a cuestionar de tal manera la imagen del comisionado de la liga como ocurre por estas horas con Roger Goodell por el video de Ray Rice y la cobarde agresión contra su novia.

Antes las primeras informaciones e imágenes parciales del altercado, la NFL castigó en julio con apenas dos partidos de suspensión al corredor de los Baltimore Ravens. Sin embargo, los hechos han escalado de manera dramáticas en las últimas horas: el lunes 8 de septiembre el sitio TMZ mostró el video completo de Rice golpeando a su novia; el martes el mismo medio dijo que la liga había visto hace mucho tiempo esas imágenes; dicha afirmación fue rechazada por la NFL, pero el miércoles se sumaron nuevas denuncias apuntando al conocimiento del video de parte de directivos de la NFL, esta vez de parte de un medio mucho más respetado como la agencia AP.

Si bien horas después de conocidas las imágenes los Ravens despidieron a Rice y la liga lo suspendió indefinidamente, el escándalo golpea directamente a Goodell y su credibilidad.

A la Asociación Nacional de Mujeres de Estados Unidos, se han sumado varios periodistas deportivos solicitando la renuncia de Goodell.

Por lo pronto, el comisionado se ha mantenido firme en su posición de que él y la NFL sólo vieron el video completo de la agresión de Rice el lunes 8 de septiembre, una vez publicado por TMZ y así lo detalló este miércoles en una carta enviada a los 32 dueños de equipos de la liga. Además, en una entrevista a la cadena CBS, Goodell aseguró que no va a renunciar a su puesto.

Como una manera de tranquilizar a las voces más críticas, el miércoles en la noche la NFL nombró como investigador independiente al ex director del FBI hasta 2013, Robert Mueller, para analizar la forma en que la liga manejó la agresión de Rice

Los analistas ven poco probable que en la NFL existan 24 propietarios (se requieren ¾) para pedirle la renuncia al comisionado, tomando en cuenta las muestras de apoyo que le han brindado en estas horas, y sobre todo el millonario crecimiento que ha tenido la liga desde que asumió Goodell en 2006. Aun así, el especialista Peter King de Sports Illustrated y el sitio especializado MMQB, escribió que el miércoles uno de los dueños le había dicho que no creía que Goodell sobreviviría esta tormenta.

Todavía falta por ver cuál va a ser la reacción de los auspiciadores y de los políticos, especialmente desde la Casa Blanca ante un tema de gran sensibilidad social como es el de la violencia intrafamiliar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s