El nuevo escándalo que sacude a la liga de fútbol americano Responder

El nombre de Jerry Richardson no tiene el impacto mundial de Harvey Weinstein, Kevin Spacey, John Lasseter, Dustin Hoffman o George H. W. Bush, algunas de las personalidades más renombradas entre quienes han sido acusadas de acoso o abuso sexual en Estados Unidos durante los últimos meses.

Pero el de este empresario sí es uno de los casos más llamativos, ya que un reportaje que preparaba Sports Illustrated provocó que los Carolina Panthers anunciaran el viernes 15 de diciembre que realizarían una investigación por “mala conducta” de su dueño y días después, cuando la revista deportiva dio a conocer los detalles de las acusaciones, Richardson anunció que a fines de la actual temporada venderá el equipo de la NFL.

https://platform.twitter.com/widgets.js
A Richardson le imputan varios hechos de acoso contra funcionarias de los Panthers: notas con comentarios sobre sus cuerpos; mujeres que eran llamadas a su oficina solo para hacerles masajes en los pies a su jefe; ofrecimiento para depilar personalmente las piernas a alguna de sus trabajadoras, y tocaciones al invitar a almorzar y ponerle el cinturón de seguridad a sus empleadas.

El todavía dueño de los Panthers también habría expresado comentarios racistas contra sus jugadores, según Sports Illustrated.

Jerry Richardson tiene actualmente 81 años y en su juventud fue receptor de los Baltimore Colts. En 1991, ya como multimillonario empresario de un holding de restaurantes, se obsesionó con tener una franquicia de la NFL en Charlotte, la principal urbe de Carolina del Norte. Cuando la liga le concedió su deseo en 1993, Richardson bautizó al equipo con el nombre de toda una región: Carolina Panthers.

Las “Panteras” nunca han ganado el título nacional, pero llegaron dos veces a disputar el Super Bowl. En estos 24 años, Richardson se había convertido en uno de los dueños más poderosos de la NFL, solo por debajo de Jerry Jones (Dallas Cowboys) y Robert Kraft (New England Patriots).

Aunque se asume que para Richardson es dolorosa la obligación de vender a sus Panthers, la noticia ha generado una ola de críticas ya que el empresario -que tuvo que pagarle US$ 206 millones a la NFL cuando le dieron la franquicia- se podría embolsar al menos unos US$ 2,3 mil millones en la negociación, según la valoración de Forbes.

Muchos columnistas, entre ellos uno del New York Times, exigen que buena parte de lo que ganará Richardson sea donado a las mujeres que acosó.

Una polémica que complica y seguirá complicando a la NFL, que en 2017 vive el año más negro de este siglo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s